rabia – amor

RABIA

Me falta el aire, no sé qué más decir para sentirme satisfecha, para vomitar todos mis pensamientos. Lo que llevo dentro. Furia, quiero sentirme… ¿Poderosa? ¿Escuchada? Sentir el poder de la razón. Sólo siento a la gente en mi contra, todo me irrita, el más mínimo sonido. ¿Por qué? ¿Será mas gente así? ¿O sólo los rebeldes por naturaleza?

FRUSTRACIÓN

Cada cosa que dice me molesta, pero la quiero, mucho ¿cómo no la voy a querer joder? Las preguntas me inquietan, las respuestas inexistentes me desesperan. No lo entiendo. ¿Por qué es así? Quiero buscar un motivo, entender el que ella me da, pero sigo sin comprender su desesperación. Su exageración.

ODIO

A veces siento que la odio, muchas, más de lo que debería. Creo que está creando una nueva ‘yo’. Me está haciendo fuerte con: <> <>. Últimamente siento eso, como si sus comentarios se hicieran realidad en mi persona, aunque suene a fantasía. Últimamente siento poco, me da igual todo, me pregunto y no me respondo, me dejo, y eso es triste.

AMOR

Pero te quiero, mamá.

Anuncios

Vigo

Nunca lo sabrás si no lo has sentido.

Nunca sabrás qué es caminar sin rumbo por el centro, bajar Urzaiz mirando los escaparates. Todo nuevo. Encontrarte a un amigo que hace mucho que no veías y charlar un poco con él, que te alegre, un ”Tenía ganas de verte”. Llegar a la farola, entonces recuerdas cada liada de allí, con los tuyos, los de siempre. Cada risa hasta llorar, más y más bromas (…) Príncipe acompañado de música que suena al son del bullicio, y su característico olor a gofre recién hecho, esos que tomabas cuando eras un renacuajo.

Nunca sabrás cómo suena la lluvia de aquí en invierno, ni lo bipolar que es el tiempo. Salir de casa en tirantes y volver calado. Tomar un helado en Capri o pasear por Monteros Ríos un día soleado de primavera.

Nunca sabrás lo naranja que está el cielo cuando se pone el sol, tras las Islas Cíes, nunca habrás visto un color más bonito. Ni las estrellas desde A Ladeira  una noche de verano, saltar desde el muelle de Canido o Panxón, una tarde de pipas y música en la playa y acabar tan rojo como una gamba. Tu primera borrachera en Baiona, o en Vinos, en la que no puedes contigo mismo.

Nunca sabrás lo pesadas que son las gaviotas de aquí robándote la comida, ni lo fría que está el agua de Patos, ni lo cansado que acabas al no parar de subir y bajar cuestas. Aunque tampoco sabrás lo preciosa que es nuestra querida Ría, ni los secretos que se esconden bajo el Casco Viejo, y menos cómo suenan las olas chocando contra las rocas en Cabo Silleiro.

‘Vigo es feo’ decían.

Nunca lo dirás si no lo has sabido, y mucho menos si no lo has sentido.

 

bipolar

 

Podrida por dentro sin aparentarlo,

Sonriendo a la gente,

riendo, y haciendo reír

Tratando de arreglarlos

Arreglar problemas que ella misma tiene,

Arreglando sentimientos que ella misma siente.

 

Y después de todo no es apreciada

Después de lo que hace, o lo que pretende

Después de todas sus intenciones,

Rechazada…

 

¿Cómo no pueden darse cuenta?

¿Cómo no pueden pararse a pensar un momento?

¿Cómo tienen tan poca vergüenza?

 

Al final acostumbrada, a ello, a ellos,

A las contradicciones

A gente que tiende la mano

Pero te la quita al día siguiente…

A gente que marea

y no tiene dos putos dedos de frente.

 

Gente que debería a pararse a pensar en ella,

Gente que revuelve los sentimientos,

Las intenciones,

Gente que juega como un maldito crío

A algo que no tiene el menor sentido.

morriña

Y lo echas de menos…

En todos los sentidos,

Quién va a ser el que aporte sus oídos y me escuche aunque esté cansado de mí…?

Quién va a ser la persona con quien comparta cada tema del que me apetezca hablar…?

Quién va a soportar mis insignificantes ralladas y quién me va a hacer sentir así…?

Quién me conocerá tan bien como lo solías hacer tú…?

Quién va a conseguir que sea yo al 100%, que me sienta libre…?

Quién cojones soy yo para ti?

miedo

El miedo es una palabra muy grande, que resume y nos hace ser tal que así. Lo que somos. El miedo hace ver quien no eres en realidad. Miedo a una persona, una opinión, un momento, algo…

Pero hay que pisotearla, pisotear con mucha fuerza la sensación peligrosa y sinsentido del maldito y asqueroso miedo. Y pasar su barrera, apartarla. Dejar de sentirla.

Porque, ¿de qué sirve tener miedo? Lo que vale la verdadera pena es disfrutar, aprovechar ocasiones, y no dejarlas pasar por el miedo, eso que nos hace ser unos seres cobardes; y que al final nos lleva al arrepentimiento.

Eso que nos lleva a la pregunta: ¿qué hubiera pasado si…?

 

el mejor ruido del mundo

Es de esos días que ves,

oyes llover a través de la ventana.

Está oscuro, gris, húmedo(…)

Y sientes que su singular ruido te va relajando

poco a poco,

Que te estremeces al mirar el horizonte y no ver nada,

sólo niebla, sólo nada

La preciosa lluvia te moja los pies, y la cara..

 

Entonces es cuando te das cuenta del olor,

ese olor, que te recuerda a los días más fríos,

pero a los momentos más cálidos del invierno,

Y te estremeces.